CACAO VS CHOCOLATE



El cacao (cacáhuatl) fue utilizado durante cientos de años por los indígenas sudamericanos en la preparación de una bebida amarga, que los europeos modificaron en su preparación y composición, hasta originar lo que hoy se conoce como el chocolate (Xococ – agrio y atl – agua), en sus variedades blanco y  negro.

Pero ¿De dónde viene el chocolate/cocoa? El chocolate o cocoa proviene básicamente del cacao, el cual se extrae mediante procesos de secado, prensado, amasado (donde se añaden diversos compuestos como azúcares, espesantes, conservadores, saborizantes) y separación de acuerdo al tipo de producto que se generará, dentro de los cuales los más populares son:

* Chocolate en polvo: es azúcar, seguido de saborizantes, colorantes, endulzantes que le dan ese peculiar sabor a nuestra bebida

* Chocolate en barra: contiene en orden: Azúcar, Cocoa, Manteca de Cacao, Pasta de cacao y el resto son Aditivos.

* Chocolate líquido: contiene en orden: jarabe de glucosa, azúcar, agua, cacao y el resto aditivos.

Por otro lado, el cacao en su forma más pura para consumo humano está libre de aditivos como conservadores, saborizantes o colorantes. Dentro del contenido del cacao encontramos a los flavanoides, los cuales tienen gran efecto antioxidante que está asociado a protección cardiovascular y reducción de colesterol malo (LDL y VLDL) en la sangre.

La composición del cacao esta caracterizada por la “teobromina” que en cantidades adecuadas promueve la disminución del apetito y consumo de alimentos altamente calóricos; genera sensación de bienestar y relajación, aparte que tiene un efecto similar al de la cafeína con mayor duración que la misma.

En comparación, el chocolate contiene una sustancia: anandamida con efectos similares a los canabinoides, los cuales generan una sensación de placer continuo, como consecuencia, el consumo de este producto en altas cantidades, aunado a los potencializadores de sabor se genera un placer único para el consumidor (motivo por el cual hay exceso en ingesta), con muy pobre calidad nutrimental.

El efecto antioxidante del cacao se ha estudiado por varios años encontrando disminución en el daño celular, lo cual puede promover el desarrollo de diversas enfermedades derivadas del estrés oxidativo.

El cacao y la cocoa son alimentos altamente calóricos, los cuales podrían ser consumidos por deportistas de alto rendimiento, lo que debemos de observar es la calidad de las calorías que se están consumiendo. Del lado del cacao son grasas vegetales, proteína y baja cantidad de Hidratos de carbono, del lado de la cocoa encontramos grasas y azúcares en su mayoría.

Existe un mito sobre los “Chocohólicos” del cual no se ha evidenciado nada científicamente respecto a este comportamiento por consumo excesivo de productos derivados de cacao, sin embargo existen teorías que mencionan que la sensación “hedoníca” con el consumo de estos productos es la causante de la frecuencia de consumo.

Aunque su consumo es de cientos de años atrás no está por demás mantener la recomendación sobre el consumo de alimentos 100% naturales con beneficios comprobados respecto a los ingredientes propios. En este caso el cacao lleva por mucho la delantera ante los chocolates comunes en composición, beneficios hedónicos, compuestos antioxidantes y control del apetito.

Recuerda que todo en exceso es perjudicial; si necesitas asesoría en nutrición puedes consultar a nuestro especialista Nutrición AV (044.55.1808.9837)

#ComeMejor

Comentarios

Lo más leído

TOWERRUNNING TLAXCALA, 1400 ESCALONES

5 tips de entrenamiento para subir escaleras